martes, 4 de septiembre de 2007

Fragmentos de un discurso amoroso





" El ser amado es reconocido por el sujeto amoroso como "átopos", es decir como inclasificable, de una originalidad imprevisible.
Es átopos el otro que amo y que me fascina. No puedo clasificarlo puesto que es precisamente el Único, la Imagen singular que ha venido milagrosamente a responder a la especificidad de mi deseo. Es la figura de mi verdad.
Frente a la originalidad brillante del otro no me siento jamás átopos, sino mas bien clasificado (como un expediente conocido).
A veces, sin embargo, llego a suspender el juego de la imágenes desiguales ("¡Que no pueda yo ser tan original, tan fuerte como el otro!"); intuyo que el verdadero lugar de la originalidad no es ni el otro ni yo, sino nuestra propia relación. Es la originaliad de la relación lo que es preciso reconquistar. La mayor parte de las heridas provienen del estereotipo: estoy obligado a hacerme el enamorado, como todo el mundo: a estar celoso, abandonado, frustrado, como todo el mundo. Pero cuando la relación es original, el estereotipo es conmovido, rebasado, eliminado, y los celos, por ejemplo, no tienen ya espacio en esa relación sin lugar, sin topos, sin "plano" -sin discurso. "

Fragmentos de un discurso amoroso
por Roland Barthes

1 comentario:

paula andrea martinez dijo...

Me encuentro perdida en las palabras duras pero a la vez dulces de este Roland, la verdad es como una droga exquisita, quisiera llorar con el pasar de las páginas, pero hay algo que me lo impide, creo que fragmentos de un discurso amoroso, me a arrancado la piel a punta de mordiscos llenos de profundidad, dulzura y melancolía!!!

Plenilunio

Hoy es